A través de la formación en comunicaciones los jóvenes indígenas fortalecen la voz de los pueblos indígenas.

#DíaDeLaDemocracia

Aunque la democracia está estrechamente relacionada con los mecanismos de gobierno que adopta un territorio soberano, lo que la democracia busca de fondo, según la Organización de Naciones Unidas (ONU), es que exista “mayor participación, igualdad, seguridad y el desarrollo de todos los seres humanos”.

Un aspecto clave de la participación es la voz de los individuos y grupos para expresar sus acuerdos y desacuerdos frente a la manera en como se les gobierna. En un mundo cada vez más virtual, los jóvenes juegan un papel fundamental para hacer escuchar las voces de sus comunidades.

“Los jóvenes indígenas tenemos un sueño: que nuestros pueblos sigan existiendo. Es importante adquirir conocimientos para mostrar nuestra realidad, para que todos conozcan quiénes somos”, dice Erdineisson Macuxi, un joven de 21 años que pertenece al Consejo Indígena de Roraima (CIR) en Brasil.

Imagen 1. Erdineisson Marcuxi, joven comunicador indígena del CIR. Comunidad de Tabalascada, Brasil. Julio de 2021. (Foto: Luiz Correa Duarte)

Actualmente, uno de los desafíos que enfrentan los pueblos indígenas para alzar sus voces, tiene que ver con el uso de las comunicaciones y la tecnología para poder contar historias y narrativas que reflejen sus propias visiones del mundo.

A inicios del 2014 se creó el Núcleo Juvenil al interior del CIR, organización fundada en 1971 y que representa a más de 50.000 indígenas (255 comunidades), para formar a jóvenes como Erdineisson, que hoy siguen los pasos de sus líderes, promoviendo las formas de vida indígenas, defendiendo sus territorios y trabajando por la sostenibilidad de sus pueblos.

“La juventud indígena tiene un gran potencial para proponer ideas y participar en espacios de toma de decisiones. Con el apoyo de Pact e IEB (Instituto Internacional de Educação do Brasil) he estado trabajando con comunicaciones. Investigo para cumplir nuestro sueño de construir la historia de nuestra propia gente”, dice.

Imagen 2. Erdineisson toma fotografías de Raquel y Lázaro Wapichana, jóvenes líderes en el CIR. Comunidad de Tabalascada, Brasil. Julio de 2021. (Foto: Luiz Correa Duarte)

Como Erdineisson, otros jóvenes del Núcleo Juvenil del CIR, pertenecientes a más de ocho comunidades en el estado de Roraima, se han formado en el diseño y gestión de proyectos enfocados en la sostenibilidad (ambiental), en derechos indígenas, en el uso y manejo de medios audiovisuales y en nuevos liderazgos, gracias al apoyo del proyecto de Pact, Fortaleciendo a las Organizaciones en la Amazonía (SCIOA), financiado por USAID.

“En el Núcleo Juvenil tenemos varias líneas de acción. Actualmente, una de las predominantes es el fortalecimiento de nuestras capacidades políticas, a través de capacitaciones y la realización de Asambleas Regionales y Estatales. También hemos participado en proyectos de sustentabilidad en varias comunidades, en las áreas de piscicultura, manejo ambiental, avicultura, porcicultura y mucho más”, comenta Raquel Wapichana, asesora del Núcleo Juvenil del CIR.

Imagen 3. Raquel Wapichana en el Centro Cultural de Formación Indígena Juvenil Raposa Serra do Sol. Comunidad de Tabalascada, Brasil. Julio de 2021. (Foto: Erdineisson Marcuxi)

Como Raquel, las mujeres jóvenes también juegan un papel importante en la defensa de los derechos de las mujeres indígenas: “Hoy las mujeres actúan en sus bases. Realizan sus propias actividades, ya sea a través de asambleas o practicando la medicina tradicional. Hemos mejorado; antes, las mujeres no teníamos este espacio”, dice Raquel.

Imágenes 4 y 5. Jóvenes indígenas fortalecen sus capacidades técnicas y políticas para defender los derechos de los pueblos indígenas. Roraima, Brasil. Julio de 2021 (Fotos: Luiz Correa Duarte)

Los jóvenes como Raquel o Erdineisson están asumiendo un papel protagónico para reconectarse con sus propias formas de vida, y así reivindicar sus identidades y defender sus territorios, haciendo uso de avances tecnológicos de humanidad como los dispositivos digitales, el internet y las redes de comunicación.

Al igual que el CIR, otras organizaciones dentro de SCIOA se están fortaleciendo para involucrar a los jóvenes como agentes de transformación y protagonistas de sus propias historias, y con ello devolver la voz a sus comunidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *