Un viaje consciente

El proceso de desarrollo de capacidades de dos años con el resguardo indígena Nonuya de Villazul concluye exitosamente con una estructura de gobierno renovada y el fortalecimiento de sus tradiciones.

Aunque los vehículos autónomos no están totalmente inventados, conocemos bien qué es el piloto automático: ese estado en el que te mueves, pero no eres tú quien controla el movimiento.

Como humanos tendemos a caer en el modo de piloto automático. Las organizaciones, por ejemplo, pueden saber cuáles son sus objetivos, pero no necesariamente cómo llegar allí o si realmente se están moviendo hacia ellos. Según Ignacio Londoño, un reconocido abogado colombiano, en Colombia más de la mitad de los dos millones de sociedades legalmente constituidas están inactivas, lo cual significa que llegar a un destino (u objetivo) requiere más que un vehículo: se necesita un conductor.

Imagen 1. Angie Pijachi (secretaria comunitaria de Peña Roja) y Eladio Moreno (actual representante legal del Resguardo Indígena Nonuya Villazul) durante una asamblea general. Amazonas, Colombia. Febrero de 2021 (Foto: FCDS)

Hace algunos meses, Eladio Moreno fue elegido representante legal del resguardo indígena Nonuya de Villazul (ubicada en la Amazonía colombiana). Siendo el nuevo “conductor” del resguardo, él y otros habitantes trabajan en la redefinición de la estructura de gobierno interna desde 2019, para reconciliar a las dos comunidades que conforman el resguardo (Peña Roja y Villazul).

En el marco del proyecto de Pact financiado por USAID, Fortaleciendo a las Organizaciones Indígenas en la Amazonía (SCIOA), y con el apoyo de la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible (FCDS), el resguardo identificó sus fortalezas y debilidades utilizando herramientas y metodologías culturalmente pertinentes y recibió una pequeña subvención para fortalecerse como organización a través de un proceso de desarrollo de capacidades en el que no solo designaron un conductor, sino también un destino; uno común.

Desde hace tiempo hemos sabido que necesitamos fortalecer nuestro resguardo. Necesitábamos revisar nuestras estructuras gubernamentales, nuestras tradiciones, nuestra cultura. Y, sin embargo, fue solo hasta hace poco que lo hicimos. Este proceso con Pact fue como un despertar“,

dijo Moreno durante el evento de cierre que se llevó a cabo en los últimos días de junio de 2021.

Específicamente, el resguardo Nonuya “despertó” del piloto automático a través de dos actividades. Por un lado, definieron una estructura de gobierno común que resultó en la actualización de sus estatutos, la elección de un representante legal (Eladio) y la definición de reglas internas para solicitar fondos y ejecutar proyectos. Pact y la FCDS apoyaron financiera, legal y logísticamente para lograr estos objetivos.

Imagen 2. Miembros de la comunidad de Villazul presentan al grupo la estructura de gobierno actual. Amazonas, Colombia. Noviembre de 2020 (Foto: SCIOA)

Por otro lado, se (re)conectó a los jóvenes con su cultura a través de una actividad de medicina tradicional que surgió en el marco de la Covid-19 y que fue priorizada en sus Planes de Fortalecimiento Institucional. En ella, los abuelos transmitieron sus conocimientos médicos con los jóvenes para crear una cartilla de plantas medicinales. Más allá de esta cartilla, la actividad contribuyó a la preservación de sus tradiciones con respecto a un servicio fundamental como es el de la salud y a la sostenibilidad de la organización ya que los jóvenes serán los futuros líderes.

Imagen 3. Representación de Jean Fillippe Paky (joven aprendiz) del ciclo de la vida natural. Amazonas, Colombia. Marzo de 2021 (Foto: SCIOA)

Ahora, como ellos mismos mencionaron, comienza el viaje. Con este proceso, dentro del vehículo se están escuchando más voces para orientar al conductor: los jóvenes expresaron que este proceso ha abierto espacio para sus opiniones. También, las mujeres han sido invitadas al viaje, aunque todavía hace falta que se las involucre más en los procesos de toma de decisiones, pero bueno, una milla a la vez. Los ancianos siguen siendo los consejeros, pero a veces se resisten al cambio: ¿es el fortalecimiento un intento de aferrarse a las estructuras tradicionales (fijas) o una apuesta por renovarlas?

Cualquiera que sea el caso, es el hecho de tomar el control sobre su propio proceso de fortalecimiento lo que más valoraron: anhelar el destino siendo conscientes del viaje.

Imagen 4. Evento de clausura del proceso de fortalecimiento del resguardo Nonuya de Villazul. Amazonas, Colombia. Junio de 2021 (Foto: SCIOA)

El equipo de SCIOA se enorgullece de haber acompañado este proceso de desarrollo de capacidades, tanto como el de otras doce organizaciones de pueblos indígenas (OPI) en otros cuatro países amazónicos, Perú, Brasil, Guyana y Surinam. Celebramos los objetivos que estas organizaciones han venido logrando desde que iniciaron sus propios procesos de fortalecimiento en 2019, con el objetivo de defender mejor los derechos de los pueblos indígenas y los de sus territorios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *